perfil-freelance

El perfil freelance de Discursiva

Con Discursiva, pasé de ofrecer servicios como individuo a cabeza visible de un grupo de freelancers. Aunque, al ser un servicio descentralizado, en ocasiones cuesta explicar los cómos, porqués y el resto de dudas que surgen cuando inviertes dinero en terceros.

Trataré de explicarlo.

A día de hoy, con Discursiva colaboran regularmente una serie de profesionales. Figuras de diferentes sectores que aportan su experiencia a un todo que yo mismo te ofrezco en persona.

perfil-freelance

La elección de tales profesionales surge de la primera reunión con el cliente, donde sus necesidades y las especificaciones del sector determinarán el perfil requerido. Otra cosa es que el perfil del freelance sea lo bastante flexible para que pueda encargarse de proyectos antagónicos, como ha ocurrido muchas veces en mi caso, pues como copywriter redacto por igual fichas de producto para tiendas de muebles que post sobre moda vintage.

Una vez seleccionadas a las personas más adecuadas para el proyecto, nos reunimos para establecer las funciones de cada uno, así como los plazos de entrega y el orden de estos, ya que no hay nada peor que iniciar el desarrollo de una web sin tener claros los textos que aparecerán en ella.

Organizar un equipo de freelance se acerca más a la película Doce del patíbulo que a las ficciones millenials de Sylicon Valley.

A mi parecer, este sistema presenta ciertas ventajas: Como cliente, ves que siempre hay una parte del proyecto en marcha. Así, si un segmento se demora (por mil y unas razones), otro avanza viento en popa. También reduce los agravios comparativos que, por ejemplo, suelen darse en las agencias muy pero que muy grandes, donde un buen porcentaje del proyecto cae en manos de becarios o trabajadores a media jornada. Algunos alargarán la jornada sin problemas, aunque rápidamente evidenciarán el desgaste y este repercutirá en las comunicaciones con el cliente. Luego tenemos el caso de los empleados que sí siguen a rajatabla los horarios que firmaron al entrar en la empresa y de los que no volverás a saber hasta el día siguiente, cuando vuelvan a sentarse ante el ordenador.

Te puedo asegurar que la devoción por la causa es distinta entre las personas contratadas y aquellas que pagan directamente la cuota a la seguridad social. No digo que mejor, pero “diferente”, seguro.

En cualquier caso, con esta declaración de principios solo quiero decir que tu proyecto está en buenas manos y, aunque suene cursi, estamos a tu lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top