Aumentar la velocidad de tu web

Ya te lo habrán dicho, la velocidad de tu web es fundamental en una buena estrategia SEO.

El motivo es sencillo: a más facilidades le pones al cliente, más sencillo le será comprar en tu tienda.

Traslada la experiencia a un comercio de tu barrio. ¿Te gustaría hacer tu compra en un, por ejemplo, espacio en obras? Podrás aguantarlo un día, pero a la quinta compra te habrás hartado.

Lo mismo les ocurre a los usuarios de tu web cuando la velocidad de tu web es lenta.

Cómo saber la velocidad de carga de tu web

Aumentar la velocidad de tu web no es cosa de darle vitaminas y que ella misma recupere el ritmo.

Existen multitud de factores que influyen en la velocidad de carga, la mayoría de ellos relacionados con la configuración de la propia página.

Para saber exactamente como de rápida es la tuya, yo siempre recomiendo las siguientes herramientas.

PageSpeed Insights

Es una de las más populares, proporcionada por la propia gente de Google. Ofrece datos interesantes para determinar tu estrategia.

El primero, la velocidad de carga en dispositivos móviles y en ordenador.

A partir de ahí, ofrece otras estadísticas, como el momento en que la página está totalmente cargada y sugerencias que pueden ayudarte a ganar unas décimas de segundo.

Igualmente, informa de los recursos candentes que, de optimizarse, también te harán ganar tiempo. En ocasiones, un script, en otros, una imagen que pesa más de la cuenta.

PageSpeed Insights funciona con la tecnología de Lighthouse, una herramienta de código abierto que audita tu web en diferentes frentes, ya no solo el de la velocidad.

Puede llegar a ser muy específica.

Aunque ofrece valiosa información, PageSpeed Insights puede quedarse corta respecto a las siguientes que comentaré.

GTmetrix

GTmetrix es una de mis favoritas a la hora de aumentar la velocidad de tu web ya que desglosa la velocidad de carga en unos 30 factores.

Sí, treinta.

Dirás que son muchos, pero que tampoco te preocupe, ya que si usas WordPress, la mayoría vienen optimizados de base.

Pero otros no, así que serán fáciles de detectar en caso de problemas.

Una vez identificados, en caso de que quieras gestionar la solución por tu cuenta, te recomiendo anotar el mensaje de error y realizar una búsqueda en Google. En algún blog darán respuesta a tu problema. En ocasiones, interviniendo en el código, en otras, con la instalación y configuración de un plugin.

GTmetrix ofrece una “cascada” en la que los diferentes archivos de la web se ordenan por orden de aparición en tu navegador. Las gráficas te indicarán cuáles consumen mayor tiempo de carga.

Pingdom

La herramienta que Pingdom ofrece para aumentar la velocidad de tu web es similar a GTmetrix, si bien encontramos más detalles y gráficas elegantes.

Pingdom ofrece también completas estadísticas sobre los diferentes tipos de archivos que componen tu web. Indica su tipo, el porcentaje de importancia que tiene en la velocidad y su peso en KB.

Finalmente, al igual que GTmetrix, ordena estos archivos en una gráfica que indica el orden en el que son reclamados por el usuario. También echa un vistazo al servidor, no sea que el problema, más que de tu configuración, sea del propio hosting.

No te obsesiones con la velocidad

La velocidad es importante pero tampoco aspires a ser un Fórmula 1. Dependiendo de tu instalación de WordPress, te será imposible alcanzar las primeras posiciones.

Pocos temas ofrecen resultados próximos al 100%. Si los logran, es al instalarlos por primera vez. A la que añades plugins y otras herramientas, la velocidad baja.

Aquí lo que importan son las ralentizaciones exageradas. Puedes llegar a descubrir que uno de tus plugins es un lastre y con tan solo sustituirlo por otro parecido ganarás en velocidad.

Principales obstáculos a la aumentar la velocidad de tu web

Listarlos todos sería interminable. También hay que tener en cuenta que algunos son demasiado técnicos para alguien como tú, usuario recién llegado a WordPress que lees este blog en busca de soluciones ágiles.

Por eso he realizado una selección de los problemas que la mayoría de usuarios podéis corregir.

Velocidad del servidor

El servidor es el rincón de Internet donde se alojará tu página. Si ese servidor ya es lento de por sí, por mucho que te rompas la cabeza al aumentar la velocidad de tu web, nunca alcanzarás la perfección.

Ocurre con los hostings baratos y aquellos que están en otros países. Los primeros, se acogen al clásico “lo barato sale caro”; los segundos son lentos por una simple lógica.

Si tus usuarios viven en España y el servidor se encuentra en Alemania, qué ocurre, pues que cada petición de visita tendrá que pasar antes por allí. Al igual que cuando,, al comprar un producto agotado, te vienen con la frase “tendremos que pedirlo a fábrica”. Ocurre lo mismo con las peticiones de la web. Tú dices, quiero ver esta web ahora. Esa petición sale de España a Alemania; allí tarda unos segundos a ser respondida (si no hay errores, será un sí); y, finalmente, vuelve a España.

¿Menudo caminito, verdad?

Pues todo eso es tiempo de carga.

Mi consejo, invierte un poco en el hosting y procura que el servidor esté en el país en el que desarrollarás tu actividad.

Temas de WordPress

Que no te vendan milongas. La mayoría de temas en el repositorio de WordPress son lentos. O su velocidad es del montón.

Pertenecen a desarrolladores que quieren abrirse camino en el mundillo. A muchos les queda trecho por recorrer. Otros no, otros son magníficos profesionales que ofrecen buenos productos, así que tu obligación será discriminar el oro de la paja.

Cada vez que quieras instalarte un tema de WordPress, pásalo antes por las herramientas que te comenté antes.

Otro drama son las plantillas de pago. También puedo decir que esas plantillas son lentas. Incluyen tantas filigranas para llamar la atención que ellas mismas se cavan la tumba.

Verás en los análisis que cargan archivos innecesarios o funcionalidades que tú no necesitas. Quieras o no.

Lo mismo, pásalas por un test de velocidad antes de adquirirlas.

Imágenes sin optimizar

Es un clásico. A todos nos ha pasado trabajando con WordPress. Subes una imagen tal y como salió de la cámara del móvil y… ¡Horror! Pesa una tonelada y no hay dispositivo que la cargue rápido.

Lo mismo ocurre con las webs en las que descargas tus imágenes libres de derechos. Vienen en formatos enormes que, de no optimizarlas, también se vuelven un lastre.

En estos casos, toca optimizar. Ya sea con Photoshop o con herramientas online y gratuitas, trata de que tus imágenes sean JPG o PNG (en caso de que tengan fondo transparente).

La mayoría de ocasiones, el tamaño de las imágenes es el primer obstáculo al aumentar la velocidad de tu web .

Plugins que ralentizan WordPress

Al igual que existen diferentes tipos de destornillador, los plugins de WordPress son herramientas con diferentes usos y características. Al existir miles, es casi imposible que sean 100% compatibles entre ellos. Cuando esa lógica la trasladamos a cada tema disponible en el mercado, los incompatibilidades se multiplican.

Si sospechas que un plugin reduce la velocidad de tu web, haz lo siguiente:

  1. Desactiva todos los plugins.
  2. Actívalos de uno en uno.
  3. Entre cada activación, haz un test de velocidad.

Una vez sepas cuál plugin te da la brasa, acude al repositorio de WordPress en busca de alternativas.

De no encontrarlas, piensa si te sale a cuenta la pérdida de velocidad. De nada sirve ofrecerles a los clientes una funcionalidad chulísima cuando toda la usabilidad se está viniendo abajo.

Esta espada de Damocles suele aparecer cuando trabajas con constructores visuales. Por lo general, estas herramientas se zampan los recursos de tu web con facilidad. No son lo mejor para aumentar la velocidad de tu web, todo depende de las funciones que emplees.

Aunque no todo son malas noticias. Algunos constructores como Elementor se han puesto las pilas y afectan poquísimo a la velocidad de tu web. Por no hablar del sistema de bloques de WordPress: Gutenberg. Es casi inocuo.

Plugins útiles

Por otra parte, también hay plugins que ayudan a aumentar la velocidad de tu web. Algunos van al grano y optimizan la web para que sea más rápida atacando a problemas puntuales.

Otros son suites con innumerables configuraciones. Con ellos puedes atacar a problemas específicos sin molestar a la totalidad de la web.

Más adelante dedicaremos un post a los mejores valorados por la comunidad WordPress. Si te corre prisa, puedes escribirnos y en horas tendrás en tu bandeja de entrada una lista con ese greatest hits. A partir de aquí, aplicados los consejos de este artículo, si tu web sigue cargando a paso de tortuga, te interesaría una auditoría a fondo de tu WordPress. Solicítanos información, son menos lío de lo que parece. Lo único que queremos es que tu página o comercio electrónico gane la carrera del SEO.

Aumentar la velocidad de tu web